Trofeo Zamora
Trofeo Zamora
VÍCTOR VALDÉS ARRIBAS
Diccionario
Entrevista el 23/03/05
Entrevista 9/12/2004
Entrevista 22/02/04
Entrevista: A Primera Vista
Entrevista 7/5/2003
Entrevista el 10/9/2002
Mis enlaces favoritos
Fotos: Alineaciones
Fotos: Partidos
Fotos: Fuera del Campo
Fotos: Prensa
Fotos: Entrenamientos

ESPECIAL BARÇA-CAMPEON LIGA 2004/05
V.V. : "No me siento valorado"
Dedicatoria del título
Trofeo Zamora
imagen
Un premio que cierra el debate - Víctor Valdés - El Zamora


29/05/05 03:00 h.La temporada 2004-05 no sólo será recordada por el final de una sequía de seis años en el Barcelona. Al margen de la conquista del premio colectivo, con la consecución de la Liga, el conjunto azulgrana, por primera vez en sus 106 años de historia, podría presumir de haber logrado en una misma temporada los dos trofeos individuales más importantes del campeonato: el 'Pichichi', para Samuel Eto'o, y el Zamora, para Víctor Valdés.

Si mérito tiene lo del delantero camerunés, que ha cogido el testigo de máximo cañonero que Ronaldo dejó en la temporada 96-97 cuando vistió de azulgrana, no menos lo tiene el guardameta de L'Hospitalet. Desde que Zubizarreta abandonara la disciplina del club, en junio de 1994, la portería culé ha ido devorando a cada uno de los guardametas que por allí se acercaban. Busquets, Angoy, Baía, Hesp, Arnau, Dutruel, Reina, Bonano, Enke y Rüstü se convirtieron en víctimas de un puesto con enorme responsabilidad en Can Barça, mas cuando la filosofía culé siempre se ha caracterizado por su carácter ofensivo.

Justo en la temporada que el cuerpo técnico apostó por él desde el principio, Víctor Valdés ha respondido con nota, cerrando un debate, el de la portería, que se había hecho interminable en el Barcelona. El canterano se ha alzado con el trofeo de portero menos goleado, encajando 25 goles en 35 partidos. Un título que no se veía en las vitrinas del museu culé desde la campaña 86-87, cuando lo logró Zubizarreta. Además, Valdés se ha quedado a un partido de superar el récord que ostenta el portero vitoriano, desde la temporada 88-89, cuando estuvo 20 encuentros sin recibir un tanto. Eso sí, hasta llegar a la cima, el canterano también tuvo su dosis de sufrimiento. Debutó con el Barça el uno de septiembre de 2002, en la primera jornada de Liga, ante el Atlético en el Camp Nou (2-2). Jugó algunos partidos, pero Van Gaal decidió mandarlo de regreso al filial, algo que no aceptó y que pudo haberle costado el fin de su carrera en el club. Antic le recuperó. Sin embargo, la llegada de Laporta a la presidencia vino acompañada de un portero: Rüstü. El guardameta turco sufrió también los efectos de la silla eléctrica de la portería azulgrana y fue a partir de ahí, cuando Valdés, bien respaldado por su defensa, ha podido empezar a emular a su ídolo de infancia: Cañizares
imagen